Posmodernidad
Resulta polémico definir la posmodernidad como un período histórico, no sólo por las discrepancias ideológicas y conceptuales, sino porque exige hablar de una actualidad (de la que somos partícipes), sin tener un marco de eventos concretos y finitos. Teniendo en cuenta esto, podría decirse que la posmodernidad es el conjunto de sucesos, movimientos, ideas y producciones artísticas, literarias, culturales y filosóficas que difieren de las estructuras de la Modernidad, cuyos ideales se considera han fracasado(1)
Es posible además enunciar superficialmente algunas de las que podrían ser las características de la posmodernidad, para ubicarse más fácilmente en el contexto:

  • Frente a la universalidad y el objetivismo, surge en oposición la particularidad, la individualidad, el valor en las diferencias interpretativas.
  • Rechazo del eurocentrismo, reivindicación del pluralismo y la diversidad de culturas
  • Rechazo de la idea de progreso unificado
  • Abulia y desencanto de muchos ideales políticos, reflejado en el rechazo a la idea de la emancipación de los oprimidos a través de una revolución.
  • Rechazo a la historia con un sentido único y lineal
  • Se considera que el proyecto ilustrado es demasiado ingenuo y optimista.
  • Relativismo, subjetivismo, lo individual sobre lo colectivo.

En un mundo más escéptico y pesimista, se comienzan a cuestionar ideas totalizadoras y universales como la del progreso unificado y la historia, enarbolando la individualidad y el relativismo(2). Este descontento comenzó propiamente con la literatura, las artes plásticas, la arquitectura y posteriormente la filosofía. Es importante enunciar que el nihilismo de Nietzsche es, sino parte de la posmodernidad según algunos autores, la base ideológica que fundamenta a aquellos que teorizan sobre este período histórico; considerando el pensamiento del filósofo alemán casi un pronóstico de lo que iba a suceder en la sociedad ulterior a él. Así, la acepción de posmodernidad se popularizó con el libro “La condición posmoderna” de Jean Francois Lyotard, que se refiere a ella como el “estado de la cultura después de las transformaciones que han afectado a las reglas de juego de la ciencia, de la literatura y de las artes a partir del siglo XIX”(3). Lyotard analiza y enuncia los metarrelatos de la Modernidad como la libertad, la justicia, la igualdad, la búsqueda de la misma idea de progreso por toda la humanidad, entre otros y define la posmodernidad como la incredulidad frente a esos relatos que antes legitimaban el orden social y científico.
El filósofo italiano Gianni Vattimo también expone su posición sobre la posmodernidad, considerando que hay crisis en los grandes relatos explicativos de la historia, y que este tipo de discursos se ha ido viendo sustituido por un complejo práctico de información multimediática y lenguajes técnicos. La ‘babel informativa’ en la que nos encontramos los seres humanos según el filósofo turinés, hace que la comunicación y los medios adquieran un carácter central. Reivindica la crítica a las grandes verdades, a los fundamentos consistentes, a concepción de una única historia sobre la idea fragmentada de los eventos acaecidos y analiza el papel de los medios masivos de comunicación en la sociedad actual.
Asimismo, en el título “Modernidad contra Posmodernidad” del filósofo alemán Jürgen Habermas publicado en 1981, se plantearon varias de las críticas a las nuevas corrientes posmodernas. Para el autor, la posmodernidad es verdaderamente una antimodernidad por la negación, que Habermas lamenta, de los ideales de la ilustración; pues para él, la razón no ha perdido su potencial de libertad y valor de emancipación.(4)Este “clima” de crítica a la cultura moderna, que comenzó con las discrepancias de las ideas modernas en el arte, hace que aquellos que aceptan la posmodernidad coloquen “en la esfera de lo lejano y lo arcaico a las potencias espontáneas de la imaginación, la experiencia de sí, y la emoción. De manera maniquea, yuxtaponen a la razón instrumental un principio sólo accesible a través de la evocación, sea éste la voluntad del poder, el ser o la fuerza dionisíaca de lo poético”(5). Igualmente, Habermas difiere del rechazo categórico de la razón y de su satanización con respecto a las banderas ideológicas que surgen de la censura de las ideas modernas y del antimodernismo irreconciliable, y que se imponen como nuevos modelos. Igualmente Andreas Huyssen valora la posición de Habermas, pues la considera centrada y sensata, ya que no se debe confundir según él, razón con dominación; y agrega que la posmodernidad debe ser analizada con sus logros y fracasos, intentando evadir las perspectivas polarizadas de la posmodernidad sobre la modernidad y viceversa.
Finalmente, la posmodernidad como período histórico puede ser posible, aunque la dificultad previamente enunciada con respecto a nuestra perspectiva para hablar de ella, es una limitación enorme; y probablemente el tiempo sea el único que permita determinar si este período será considerado por los historiadores, filósofos, antropólogos y demás partícipes de la ciencia como una coyuntura fundamental en la historia de la humanidad, o si ni siquiera llegará a considerarse como una etapa significativa.
Es importante anotar que todas estas consideraciones teóricas sobre la posmodernidad surgen en su mayoría a partir de las circunstancias de finales del siglo pasado y comienzos de este, con los avances tecnológicos, los acelerados procesos de industrialización, la globalización y los medios masivos de comunicación que han hecho pública hasta las partes más remotas del planeta. Esto, ha llevado de manera inevitable a la reconsideración y reevaluación de los paradigmas del mundo occidental con respecto a las demás culturas y viceversa, y ha hecho que circunscrito los análisis realizados por el considerable cuerpo de filósofos que critican los ideales modernos y los evalúan sobre lo que según ellos acontece actualmente, es decir, la posmodernidad. Y aunque es muy interesante el análisis que se hace la humanidad a sí misma, sea como miembros de una modernidad tardía( hay quienes plantean que es temprana apenas) o de una posmodernidad en auge, es necesario dilucidar los progresos y retrocesos que ambos períodos ( o partes de estos períodos) han acarreado consigo. Aún sorteando los intentos de conciliación sosos y condescendientes, es innegable que aunque la educación en la actualidad tiene unas metas titánicas y necesita ser reevaluada, por nombrar un ejemplo de un ideal ilustrado; sin embargo esto no significa que ya no tenga valor ni que su popularización no haya transformado beneficiosamente la vida de muchas personas. En este orden de ideas, si se tienen en cuenta los aportes y desaciertos de todos los procesos de la historia de la humanidad, se evitarán también los desfasados y prepotentes juicios anacrónicos de los individuos de un período sobre otro que ya pasó.



(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Posmodernidad
(2) http://gabriel-apaza.nireblog.com/post/2010/02/15/la-postmodernidad-jean-francois-lyotard-y-gianni-vattimo
(3) http://www.slideshare.net/Samuel43/posmodernidad-lyotard
(4)http://www.antroposmoderno.com/textos/posmodernismo.shtml
(5) http://books.google.com.co/books?id=ZwNEISptU8MC&printsec=frontcover&dq=posmodernidad&source=bl&ots=EuNeUlwK8Q&sig=XOPn1HUrNig2ACm6sGalxR7sVwM&hl=es&ei=ci9WTJXCHsG78galscX-Ag&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=5&ved=0CCMQ6AEwBDgK#v=onepage&q=yuxtaponen&f=false




Volver al home - Ir a ámbitos y conceptos - Ir a autores, corrientes y períodos históricos