Vida de Søren Kierkegaard
|| Søren Aabye Kierkegaard nació en la ciudad de Copenhague el 5 de mayo de 1813. Su padre, Michael Pedersen Kierkegaard tenía una procedencia humilde de las llanuras de Jutlandia occidental, y fue un gen comerciante. Contrajo nupcias con Ana Sørensdatter Lund, un buen día decidió abandonar su vida como comerciante para dedicarse con más intensidad a la vida religiosa y a la ocupación de sus hijos, especialmente la de su hijo más pequeño Søren, procurando despertar en él una imaginación y capacidad dialéctica que pronto tuvieron resultados.

external image images?q=tbn:ANd9GcTyIgmfsvBROkMA3kLMHKIDAwvcU0y_urTHAIVcov9vFLQ256Y&t=1&usg=__wFhKM3lBrjytbR5-yhyGR06jJxc=



A Kierkegaard, entre los años 1819 y 1834 murieron su madre y cinco hermanos, estos acontecimientos sumados a su temperamento reflexivo infundieron en él la sospecha de que una maldición pesaba sobre la familia; estaba inscrito en los estudios de teología en la Universidad de Copenhague los descuidó por sus intereses estéticos y literarios, se unió con sus compañeros a la vida despreocupada de los cafés, del vestir a la moda y multiplicar sus paseos por aquella pequeña ciudad. De esto y por cierta rivalidad con su hermano Peter, su padre y él discutieron hasta llegar al acuerdo de que dejaría de vivir en la casa paterna, recibiendo una cantidad anual de dinero por parte de su padre.
Un año después se reconcilió con su padre, quien le confesó que de pequeño había maldecido a Dios y que había vivido maritalmente con su mujer antes del matrimonio. Lleno de compasión Kierkegaard se unió más a su padre, pero unos meses más tarde, en agosto de 1838, su padre falleció. A partir de estos sucesos, experimentó una conversión más plena a la vida religiosa, terminó con esmero sus estudios universitarios de teología y filosofía. En 1841 recibe el grado de Magister en filosofía con la tesis sobre el concepto de la ironia, en la que hace un interesante estudio sobre ese tema, comparando la ironía socrática con el auge romántico de aquella época y la posición hegeliana al respecto.

external image images?q=tbn:ANd9GcQIRe0Tg9Ij6p5TbBS4EiOYg48VFMN2yXwcCwqn10j1ARIh4d8&t=1&usg=__b8uDD1BnlIeNafhLoL9DVEoaLVY=
external image images?q=tbn:ANd9GcS9ESt5bI61Yi2tUb7HeAHeFi_edo_YfoVTYZNliLDR2t2I0ZY&t=1&usg=__mjrt8WevQGNDZnHWui7oEKTHMwQ=

Ana Sørensdatter Lund y Michael Pedersen Kierkegaard, padres de Søren Kierkegaard.


En la Primavera de 1837 Kierkegaard conoció a Regina Olsen, ella tenía 15 años, desde su primer encuentro Soren quedó muy pronto enamorado de ella, durante más de tres años Kierkegaard la cortejó y en septiembre de 1840, se comprometieron, habiendo desbancado a otro pretendiente con el que Regina ya tenía cierto compromiso hecho. Sin embargo, aquel sueño por el que había luchado tanto tiempo y que serviría –junto con la reconciliación de su padre y la conclusión de sus estudios- como una forma normal y responsable de encaminar su vida; todo esto fue roto en poco tiempo, ya con el noviazgo a cuestas percibió que no podía desprenderse –aunque quisiera- de su melancolía, ni se imaginaba llevando una vida acomodada a las circunstancias matrimoniales, terminó por convencerse de que la desproporción entre su cuerpo y su espíritu terminarían por destruir a Regina, a quien tanto amaba. Un año después del compromiso Kierkegaard rompía definitivamente su compromiso matrimonial, aunque no quiso explicarle a Regina las verdaderas causas, pues eso hubiera acrecentado su dolor e incluso ella hubiera podido impedir el rompimiento; por el contrario, Kierkegaard aparento un comportamiento frívolo y de cierta indiferencia, con la intención de que ella pudiera rechazarlo más fácilmente. Todo esto produjo en Kierkegaard un gran dolor que duró toda su vida. En sus obras hay continuas referencias tanto a su padre como a Regina.


Después del rompimiento con Regina Olsen, Kierkegaard partió para Berlín, en donde asistió a un curso del
famoso filósofo Schelling; aunque su labor fundamental era escribir su primer gran obra La alternativa. De regreso en Copenhague
Kierkegaard se dedicó de lleno a su tarea como escritor, en menos de un año y medio, hasta la publicación de sus primeras obras, escribió
alrededor de mil páginas publicadas en 3 obras seudónimas y nueve discursos edificantes, todas ellas editadas en 1843, entre las que se
encuentran, además de La alternativa, el famoso escrito Temor y temblor y La repetición. También en los siguientes años trabajó
mucho, no necesitó un trabajo remunerado que le impidiera la concentración en sus ideas debido a la cuantiosa herencia recibida de
su padre. En estos años elaboró un basto mundo de seudónimos, formas literarias, diversos temas filosóficos, estéticos y religiosos, y
todo ello dentro de una original propuesta de pensamiento. Esta intensidad como escritor abarca hasta 1845, año en que publica
Etapas en el camino de la vida y redacta el Post-scripttum definitivo y no científico a las migajas filosóficas, ambas obras muy extensas
en contenido.



El inicio de 1846 está marcado por uno de los acontecimientos más dolorosos en su actividad como escritor. Unos días antes de
comenzar el año se publicó el anuario de temas estéticos Gæa, en ese número apareció un escrito de Peder Ludvig Møller, un año menor
que Kierkegaard, escritor, poeta y crítico; su artículo titulado Una visita a Søro era una crítica en términos despectivos a la obra
seudónima de Kierkegaard Etapas en el camino de la vida, publicada en abril de 1845, su reseña mezclaba aspectos del contenido con
comentarios sobre la persona y las peculiaridades de Kierkegaard. Nuestro autor respondió con un artículo publicado en Fædrelandet, a
lo que El Corsario en respuesta a Kierkegaard, a partir del 2 de enero, comenzó una serie de artículos para satirizar su persona y sus
escritos; varios de ellos estaban inclusive acompañados de caricaturas donde mostraban a Kierkegaard en posiciones o formas
ridículas, o hacían mofa de sus escritos. Los artículos se sucedieron durante cuatro meses. El problema para Kierkegaard se agravó
cuando también algunas personas al reconocerlo en la calle se mofaban de él, lo que más le preocupaba era que “el público” no
tuviera ningún interés por comprender la coherencia que encerraban los seudónimos en su labor como escritor, y que por el contrario, alentados por El Corsario, consideraban un tremendo galimatías el conjunto de los escritos kierkegaardianos.


Con la edición de Post-scriptum definitivo y no científico a las migajas filosófica, en febrero de 1846, Kierkegaard consideraba que
terminaba una etapa de su labor como escritor, llevaba tiempo considerando la posibilidad de ser pastor rural y dejar de escribir o, al
menos, dejar de escribir bajo seudónimos obras mayores. En efecto, durante ese año solamente publicó una reseña literaria y trabajó en
una obra sobre Adler. Por otro lado, si consideramos las obras de los siguientes años, salta a la vista el carácter religioso-edificante de la
mayoría de sus escritos, solamente interrumpidos por algunas reseñas de temas estéticos y, al final de su vida, por la polémica abierta
contra los representantes de la iglesia danesa. En este periodo se encuentran los Discursos edificantes con diversos puntos de vista
(escritos en 1847 y publicados póstumamente), Las obras del amor, editada en septiembre de 1847 y Discursos cristianos, editado en
abril de 1848.

En los años 1849 y 1850 publicó dos obras con el mismo seudónimo Anti-Climacus, La enfermedad mortal y Ejercitación del
cristianismo. La primera trata de las formas desesperadas en las que el yo de muchos individuos intenta acomodar su vida rechazando de
una u otra forma a Dios, esto es, la desesperación considerada como pecado. Unos meses antes, Kierkegaard había publicado –bajo su
nombre– Los lirios del campo y las aves del cielo, una de sus obras edificantes mejor conseguidas por su fuerza y simplicidad; su contenido se refiere a la esperanza cristiana ante los sinsabores y dificultades que la vida pueda ofrecer. En la segunda obra
Ejercitación del cristianismo, toma ocasión de la invitación de Cristo «Venid a mí todos los que estéis atribulados y cargados, que yo os
aliviaré», el libro versa sobre “la cura” a esa desesperación por medio de la fe en Cristo, fe que debe diferenciarse del cristianismo
diluido y poco exigente de la iglesia establecida en el mundo como “iglesia triunfante”. Como puede observarse estas tres obras forman
un conjunto sobre la esperanza y desesperación, la desesperación (La enfermedad mortal) está bien delimitada –antes (Los lirios del
campo) y después (Ejercitación del cristianismo)– por la esperanza de la sincera actitud cristiana, lejos de la visión que a veces se tiene
del pensamiento de Kierkegaard, como si estuviera cargado de angustia y desesperación. Asimismo, si incluimos Las obras del
amor, también de esta época, se completa otra trilogía, esta vez de obras específicas sobre las virtudes fundamentales del cristianismo:
fe, esperanza y caridad. Estas
obras tienen continuos puntos de contacto con su primer conjunto de obras, lo que ayuda a ver la continuidad y estrategia de
la comunicación indirecta y los objetivos de Kierkegaard. Kierkegaard dejó de publicar en los años 1852 y 1853; se intensificaron los apuntes en su diario y notas sueltas, los temas más recurrentes seguían siendo consideraciones sobre el cristianismo, regresó una vez más a sus reflexiones sobre Abraham y Temor y temblor, analizo retrospectivamente su vocación de escritor; los diarios también recogen un renovado fervor y recuerdo de Regina Olsen, como si ella le acompañara en esos duros años.

Gracias a los acontecimientos que tan gran tencion le provocan, asociada con su constitución física débil, este fue le dio una paralisis en la callee de su ciudad y un tiempo despues Soren muere, el domingo 11 de noviembre a los 42 años.

LA SIGUIENTE INFORMACIÓN NOS EXPLICA LOS TRES ESTADIOS EN UNA SÍNTESIS


Estadios
Escalas en el ser personal
Características
Estético
Existencia
El hombre se conforma con una vida placentera exenta de dolor y de compromiso. La preocupación aquí es arrancarle a la existencia el máximo placer posible, aunque después desemboque en la nostalgia, la insatisfacción o el anhelo de vivir pasados goces. Lo bueno para el esteta es todo aquello que es bello, que satisface o que esagradable. Este hombre vive enteramente en el mundo de los sentidos y es un esclavo de sus propios deseos y estados anímicos.
Ético
Ser en sí
El hombre se afirma cada vez más en el amplio tejido de las relaciones humanas, el hombre descubre en sí mismo la verdad, que es la subjetividad. En este estadio se manifiesta el sentimiento de responsabilidad ante compromisos adoptados. El individuo se decide por el matrimonio, por una profesión o una actividad social, etcétera.
Religioso
Trascendencia
Éste es el estadio al que se llega mediante una relación subjetiva muy personal y auténtica con Dios por medio de la fe. Representa el paso definitivo que tiene que dar el hombre. Sólo si renuncia a sí mismo, para superar las limitaciones que la realidad le impone, accede a lo trascendente, a Dios y a la verdadera individualidad.
La persona es tal, piensa Kierkegaard, por estar delante de Dios, por ser existencia dialogada entre el yo humano y el Tú de Dios. El hombre es verdaderamente persona cualndo sale al encuentro de Dios, que es el Trascendente, el Tú. Sólo en referencia a Él puede hablarse del ser personal del hombre.




Por: Juan Camilo Montoya 11B

FUENTES:
http://es.wikipedia.org/wiki/Søren_Kierkegaard
http://www.monografias.com/trabajos6/soren/soren.shtml



Volver al home - Ir a ámbitos y conceptos - Ir a autores, corrientes y períodos históricos